INSTITUCIÓN EDUCATIVA JOSÉ CELESTINO MUTIS

Resolución 16256 por Aprobación 009148 Noviembre 3/1994 y 0716 de Noviembre 22/2004

DANE 105001001651 NIT 811017307-2

Calle 65 No. 45-15 Teléfono 2540988. Medellín, Antioquia, Colombia

E-mail: infomutis12@gmail.com

PLAN DE AREA DE EDUCACIÓN ETICA Y EN VALORES HUMANOS

 

 

 1.    Identificación del plantel  y del área

 

Nombre:                                      Institución Educativa José Celestino Mutis

Carácter:                                     Público

Municipio:                                  Medellín

Departamento:                           Antioquia

Núcleo Educativo:                    924

Comuna:                                    8 Villahermosa

Resolución:                               16256  27 de noviembre  2002                        

Dirección:                                   Carrera 65 N 45-15

Teléfonos:                                  254 0988

Capacidad:                          735

Correo Electrónico:               infomutis12@gmail.com

Código ICFES:                          113423                  

Código DANE:                           105001001651            

NIT:                                              811017307-2

Niveles:                           

       Preescolar (Transición)

      Básica Primaria

     Básica Secundaria

       Media Académica

     Media Técnica – programación de software

 

Área:                       Humanidades- Lengua Castellana

Rector:                               Lucelly Giraldo Jiménez.

Coordinador:                    Carlos Upegui

Docentes:                          Carolina cabrera y Adriana valencia           

Intensidad Horaria:                     Quinto:                   1 hora semanal

 

 

 

 

 

 

 

 

 

2. Introducción

 

De acuerdo con los planes y programas de Educación básica, la Formación Cívica y Ética está presente desde el jardín de niños hasta la escuela secundaria. En este tramo se procura que los alumnos se ejerciten en la toma de decisiones individuales y colectivas, adquieran conocimientos y desarrollen habilidades, pero sobre todo actitudes y valores que les permitan mejorar su desempeño en la sociedad. Con esta finalidad se ha diseñado el curso “La Formación Cívica y Ética en la Educación primaria.” Entre las características que debe tener la escuela pública se encuentra la de proporcionar una educación de calidad; en este sentido, la temática de este curso alude a los elementos que conlleva una Formación Cívica y Ética capaz de cumplir esta aspiración, con el fin de incidir, según la función y el nivel del los profesores cursantes, en la puesta al día o la adquisición de un conjunto de saberes profesionales necesarios para promover una enseñanza acorde con esa exigencia. Por otro lado, se han identifi cado en los profesores ciertas debilidades relacionadas con las competencias profesionales en cuanto al dominio de los contenidos, enfoque y metodología para la enseñanza de la Formación Cívica y Ética, así como de los valores en primaria. Por esta razón, el curso “La Formación Cívica y Ética en la Educación primaria” pretende que los maestros enriquezcan sus conocimientos en cuanto al planteamiento didáctico, desarrollen sus habilidades para el diseño de estrategias y valoren la importancia que tiene el trabajo con esta temática en y desde el ámbito en el cual les corresponde formar a los educandos.

 

2.1. Contexto

 

La Institución Educativa José Celestino Mutis cuenta con 735 estudiantes desde los 5 años hasta los 18 aproximadamente, entre el grado transición hasta el grado undécimo; además, ofrece la media técnica en programación de software en los grados décimo y undécimo, ofrece a su comunidad educativa una educación formal,  brindando una formación integral en el Ser, Saber y Saber Hacer con credibilidad institucional, resaltando la Ciencia, el Orden y la Virtud como pilares inspiradores de las nuevas generaciones.

En general la práctica de valores como lo son el respeto, la autoestima, la autonomía, la participación, la lealtad, la dignidad, la honestidad y la responsabilidad.

La población educativa de la institución pertenece a los estratos  2, 3 y 4, donde las familias que presentan dificultades económicas, la mayoría de las familias no están plenamente constituidas, por falta del padre y/o de la madre, por ello se persigue que los jóvenes desarrollen las habilidades intelectuales (la lectura y la escritura, la expresión oral, la búsqueda y selección de información, la aplicación de las matemáticas a la realidad) que les permitan aprender permanentemente y con independencia, así como actuar con eficacia e iniciativa en las cuestiones prácticas de la vida cotidiana”.

 

2.2. Estado del área

 

En el área de ética y valores se busca un mejoramiento en la calidad de vida e integral de los estudiantes, para ello se desarrollan actividades que le permitan demostrar su calidad como persona y un continuo cambio y mejoramiento personal. Proporcionándole herramientas que le faciliten un mejoramiento significativo para su vida.

Por lo tanto, el área busca ayudar a la formación  del estudiante para que sea capaz de convivir en paz, para que sea capaz de sembrar alegrías, distraer aburrimientos regalar fe, compartir, contagiar optimismo y ser persona competente, autónoma, responsable, tolerante, con gran sentido de pertenencia, critica, honesta, creativa, solidaridad, unidad encuentro en el trabajo cooperativo la posibilidad de crecer como persona profesional y como miembro de una sociedad.

.

 

2.3. Justificación

 

En una sociedad como la que nos encontramos hoy, es indispensable el fomento y la vivencia de valores que permitan cultivar actitudes en los niños y niñas que vayan en pro de una buena convivencia.

Por ello es necesario y urgente, que los niños y las niñas de la institución educativa, incorporen valores para su vida que les permitan ser seres más espirituales y con actitudes que fortalezcan tanto su vida personal, familiar y social.

Se pretende fomentar, cultivar y vivenciar los valores dentro de la institución a partir de actividades donde los niños y las niñas puedan reflexionar, y así encontrar y desarrollar hábitos donde en la cotidianidad apliquen valores que les permita una formación integral.

 

Es el ámbito escolar un espacio ideal para desarrollar nuevos enfoques humanísticos a la práctica educativa lo que le permitirá a la sociedad colombiana contar en el futuro con individuos formados con calidad humana y capacitados para construir una sociedad donde todos podamos convivir civilizadamente.

Mejorar la calidad de la educación implica no solo  la formación académica y personal sino, el reconocimiento de  las particularidades de cada individuo buscando una formación integral rescatando los valores primordiales.

 

3. Referente Conceptual

 

3.1. Fundamentos lógico-disciplinares del área

 

Educar es más difícil que enseñar, porque para enseñar usted precisa saber, pero para educar se precisa ser” (Quino, 1998)

 

El conocimiento del área de Educación Ética y en Valores Humanos se funda desde los diferentes encuentros, desencuentros y consensos que a lo largo de la historia de la humanidad se han dado. Por ello, sus raíces epistemológicas y su quehacer práctico en el ámbito educativo, precisan que el individuo se haga consciente de que debe mejorar la manera de vivir, porque la vida y el mismo ser humano son un proyecto inacabado que busca una valoración, cada vez más alta, de sí mismo, del otro y de lo otro.

 

Desde su estatuto inicial constituye un saber “teórico – práctico – vivencial” ligado a la tradición, el lenguaje, la cultura y la política, buscando formar mejores seres humanos, ciudadanos honestos, capaces de ir desarrollando y adquiriendo habilidades y destrezas para sus relaciones interpersonales. Como se puede inferir de Fernando Savater (2010) hay saberes imprescindibles para la vida de un ser humano, uno de ellos es la ética, porque ella nos permite saber lo que nos conviene y lo que no nos conviene.

 

En esta concepción curricular el maestro direcciona un diálogo permanente hacia la transformación del estudiante para adquirir una mejor calidad de vida: para comprenderla tener una posición frente a ella y contribuir a su transformación, con criterios de justicia social, equidad y búsqueda del bien común. De allí, como se cita en los lineamientos curriculares para el área, “Si la educación ética y moral prepara para la vida, es necesario reconocer que el arte de la vida escapa a cualquier ingenua pretensión de ser enseñado como por ejemplo, se enseña a hablar, caminar, o a sumar o restar.” (Ministerio de Educación Nacional, 1998, p.35).

 

Por eso, el conocimiento práctico que promueve la ética se empieza a adquirir desde el momento mismo en que se nace dentro de un núcleo familiar, y se va afinando y completando a través de la relación con el otro por medio del compartir social y la participación. La escuela, como una de las instituciones de acogida, apoya la formación brindada por la familia e instaura unos valores y unas posturas frente a la vida, que la sociedad desea para cada uno de sus integrantes y el área de Ética y Valores contribuye al logro de dicho objetivo formativo. Además, la escuela fomenta los valores que el Estado desea evidenciar como identidad nacional.

 

Es necesario, entonces, que la formación en el área brinde herramientas al alumno para que se erija como ser social, ciudadano activo y ser político que trascienda en la sociedad, por tal motivo el área debe pensarse como el fundamento de un ser social, que se logrará formar en la armonía del Proyecto Educativo Institucional (PEI) y el Plan de Desarrollo Municipal de Medellín en su línea 2 ”Equidad, prioridad de la sociedad y el gobierno”. Resulta prioritario que la escuela como generador de escenarios de reflexiones dialógicas se replantee las experiencias vitales, para convertirlas en conocimientos morales, éticos y axiológicos, donde se incluya a todos sus actores: estudiantes, docentes, directivos y comunidad, en torno al desarrollo de cuatro hilos conductores transversales y, en forma de espiral, desde el grado 1° hasta el grado 11º; ellos son:

 

•               La identificación de los principios y actuaciones que rigen al ser humano, en sus contextos

              Individual y social.

•               El reconocimiento de la vida y de su propio ser, con todas sus potencialidades y

             limitaciones para una actuación desde la autonomía y la libertad.

•               El reconocimiento del otro y la valoración de este con todas sus diferencias y posibilidades

             de relación.

•               La actuación responsable, desde la estructuración de una conciencia ética y moral, en

             diferentes grupos y situaciones en que participa.

 

Dichos enlaces teóricos y prácticos se desarrollan en tres ejes que permitirán el desglose de

competencias afines al área

1.              Me formo como persona que trasciende hacia el arte del buen vivir (ser trascendente).

2.              Me formo en el pensamiento moral y ético (desarrollo moral).

3.              Me formo como un ser social en la búsqueda del bien común (ser ciudadano).

 

El reto formativo se concreta en una proyección de un ser humano:

 

•               Que reconozca, interiorice y vivencie las normas para la convivencia pacífica.

•               Con sentido crítico, analítico, reflexivo, inquieto y propositivo ante las diferentes

             situaciones de la vida cotidiana.

•               Con autocontrol de sí y de su voluntad; tolerante, con sentido de pertenencia, respetuoso,

            responsable, con capacidad de entendimiento y comprensión para con el otro.

•               En la búsqueda de su realización personal en armonía con los demás y el universo.

•               Que defienda los derechos humanos y cumpla sus deberes. Con fundamentos políticos,

            que vivencie los principios democráticos y contribuya al mejoramiento de su entorno y a la

             construcción de una sociedad más humana.

•               Que busque su trascendencia y se rete espiritualmente.

•               Capaz de vivir la justicia en pro del bien común y la libertad en armonía con los demás.

•               Que dignifique la vida en su máxima dimensión en busca de la felicidad propia y de

           quienes lo rodean en pro de una mejor calidad de vida.

 

3.2. Fundamentos pedagógico-didácticos

 

La Educación Ética y Valores Humanos se considera como un área sistémica pensada para la complejidad. En esa vía, le sienta muy bien la construcción interdisciplinar porque le brinda herramientas para mejorar su postura frente a los conocimientos y prácticas vitales que deben tener los seres humanos para alcanzar su fin propio, el arte de vivir bien. En este sentido, sus acciones, prácticas y vivencias propenden por mejorar la vida como un bien común.

 

El cómo enseñar el área constituye una apuesta formativa de la institución, en la cual la responsabilidad trasciende la hora de clase y su docente orientador, para hacerse una vivencia colectiva que desde el ejemplo y la acción cotidiana comprometa a todos sus miembros y atraviese completamente el contexto escolar.

 

Esta propuesta asume un aprendizaje significativo de la ética y la moral, en ambientes de trabajo colaborativo y vivencial, en los cuales el estudiante como protagonista proyecte su vida en armonía con el entorno y el maestro como orientador, sea ejemplo, potenciador y mediador de los mismos, en contextos donde primen los valores en las acciones. La pregunta por el ser invita a desarrollar el área con un enfoque investigativo, planteado para cada grado así:

•               Pregunta por el ser y su contexto en función del ser.

•               Reflexión sobre el ser en función del entorno.

•               Construcción del proyecto de vida por indagación escolar.

•               Clarificación de valores y desarrollo de la conciencia moral. En su momento de verdad, el desarrollo del área se organiza en torno a una serie de estrategias que invitan a compartir experiencias, reflexionar sobre dilemas éticos y morales, analizar y valorar sus diferentes contextos, fortalecer sus valores y construir proyecto de vida. Para hacer esto posible, se consideran como herramientas metodológicas para desarrollar el área:

•               La clarificación de valores desde el punto de vista axiológico.

•               El análisis de dilemas morales para que el estudiante pueda dar respuesta a un problema

              moral.

•               La indagación escolar que permita al estudiante descubrir e investigar en el entorno escolar

           las herramientas que le ayuden hacer su propio diagnóstico particular y colectivo.

•               La retroalimentación colectiva de los aprendizajes producto de la construcción social de la

           moral.

•               El juego de roles a partir de las representaciones y ponerse en el lugar de otro para

           resolver problemas.

•               La reflexión de conceptos adquiridos y aprendidos a través de procedimientos que

            conllevan a una aplicación de los anteriores reflejados en actitudes.

•          El autoexamen como forma de pensarse como ser ético, es decir, que reflexiona sobre sus

            propios actos y los puede corregir.

•               El trabajo en equipo y colaborativo.

•               El análisis de contextos reales que permitan dar respuesta a necesidades propias de su

           entorno real.

 

Por su parte, la evaluación del área debe conducir a la medición cualitativa de

los avances del estudiante como ser que construye y desarrolla su ética de vida individual

y en relación con los demás. Involucra en su proceso el análisis y la observación del

comportamiento humano y moral. En esta línea, es importante tener en cuenta la

necesidad de  asumir una percepción amplia de la persona en sus diferentes campos

incluyendo el académico. Evaluar para la vida, pero acompañado del análisis e

interpretación de cada una de las estrategias: autoevaluativa, co-evaluativa y

hetero-evaluativa, como se define a continuación:

 

•               Auto-evaluación: Cada estudiante evalúa sus propias acciones, es decir debe valorar su

           desempeño. Esto impulsa el crecimiento en la formación integral; aumenta la autoestima, la

           responsabilidad, la honradez, la sinceridad y la autonomía.

•              Co-evaluación: Se desarrolla a través de la socialización e interacción con los miembros

           del grupo; juntos construyen con objetividad los logros y avances adquiridos.

•              Hetero-evaluación: Es un conjunto de criterios que el docente utiliza para evaluar de

           manera objetiva al estudiante y emitir un concepto sobre su desempeño. Además, el área de

           educación ética y valores humanos debe recurrir a la evaluación de distintos aspectos y

           maneras de actuar que se presentan en la vida cotidiana; ella debe orientarse bajo los

            siguientes criterios:

•               Conocer los contextos y el ambiente en los cuales se desenvuelven los estudiantes.

•               Observar la actitud y el comportamiento en la vivencia de los valores.

•               Participar activa en las actividades desarrolladas por la institución.

•               Seguimiento a las bitácoras de evidencia de trabajo de los estudiantes.

 

3.3. Resumen de las normas técnico–legales

 

La fundamentación legal del área de Educación Ética y Valores Humanos tiene su principio en la Constitución Política de Colombia, en su artículo 67 que reza:

“La educación es un derecho de la persona y un servicio público que tiene una función social; con ella se busca el acceso al conocimiento, a la ciencia, a la técnica y a los demás bienes y valores de la cultura. La educación formará al colombiano en el respeto a los derechos humanos, a la paz y a la democracia; y en la práctica del trabajo y la recreación, para el mejoramiento cultural, científico, tecnológico y para la protección del ambiente.” (Congreso de Colombia, 1991, pág. 22

 

Así como en el artículo 41, donde se afirma que “En todas las instituciones de educación, oficiales y privadas, serán obligatorios el estudio de la Constitución y la instrucción cívica. Así mismo se fomentarán prácticas democráticas para el aprendizaje de los principios y valores de la participación ciudadana.” (Congreso de Colombia, 1991, pág. 12). Ella sugiere entonces que se apropie el sistema de educación de la formación de seres humanos como ciudadanos, integrales en conocimientos, habilidades, competencias y actitudes que propendan por el desarrollo de la misma sociedad colombiana.

 

Colombia legisla en materia de educación mediante la Ley 115 de 1994 llamada Ley General de la Educación, es a ella entonces, que se debe el establecimiento de esta área como fundamental y obligatoria tal y como se lee en su artículo 23, numeral 4. De igual manera, resalta la Educación Ética y Valores Humanos en la escuela, con una formación desde el ejemplo, cuando en su artículo 25 se refiere al respecto del área de Ética y Valores como esta debe concebirse en el Proyecto Educativo Institucional con un currículo pertinente; ambientes de aprendizaje adecuados; comportamiento decoroso de los directivos, docentes y personal administrativo; y la aplicación de la norma vigente.

El área de Educación Ética y Valores Humanos, como se establece en los lineamientos curriculares, debe atender particularmente a cada uno de los trece fines de la educación en Colombia, artículo 5, toda vez que el desarrollo de la persona que se educa para contribuir a la sociedad, debe estar ligada a su conciencia social, al conocimiento y al respeto por sus raíces y principios culturales, para el desarrollo social, económico, cultural, político y científico, en aras de mejorar la calidad de vida de la población. En los lineamientos curriculares se desarrollan una serie de componentes a los cuales debe tender el área en todos sus niveles de formación; que en este documento del plan de área de Educación Ética y Valores Humanos consideramos la base para la redacción de los estándares propuestos por el equipo de maestros expedicionarios.

 

Consecuente con el propósito de este plan de hacer de la formación en ética y valores un eje transversal dentro de las instituciones educativas, se hace necesario tener en cuenta las consideraciones de la Ley General de Educación, que en su artículo 14 plantea “como enseñanza obligatoria, en todos los establecimientos oficiales o privados, en todos los niveles de la educación básica y media” entre otros, “La educación para la justicia, la paz, la democracia, la solidaridad, la confraternidad, el cooperativismo y, en general, la formación en los valores humanos”. A su vez, el Decreto 1860 de 1994, reglamenta en el artículo 36, que la enseñanza prevista en el artículo 14 de la Ley 115 de 1994, se cumplirá bajo la modalidad de proyectos pedagógicos. Refiere además, la misma ley, que son espacios de reflexión y vivencia pedagógica en ética y valores: el gobierno escolar, el manual de convivencia, el personero de los estudiantes, el servicio social estudiantil, y el servicio de orientación estudiantil.

 

Los objetivos específicos del área por grado que se deben establecer en concordancia con los que enmarca la ley:

 

•              Para la educación preescolar (Art. 16) “fortaleciendo las diferentes dimensiones del ser

           integral como bases del conocimiento”.

•              Para la educación básica en el ciclo de primaria (Art. 21) “que va encaminada a la

           formación hacia una sana convivencia y hacer de la sociedad que sea más democrática,

           participativa y pluralista”.

•              Para la educación básica en el ciclo de secundaria (Art. 22) “desde las diferentes áreas del

           conocimiento apropiarse de los conceptos que le ayuden a transformar la realidad”.

•              Para la educación media académica (Art. 30) “con respecto a la profundización de los

           conocimientos que le permitan la comprensión de los valores éticos aplicados al contexto

           social y productivo”.

 

Así, la institución educativa en toda su planeación y ejercicio deberá asumir el plan de área de Educación Ética y Valores Humanos como eje transversal de formación en la institución educativa, en un marco de la integralidad del ser humano que forma, la responsabilidad de aplicación de la ley vigente y en respuesta a la necesidad actual de la sociedad moderna.

 

Consideración preliminar: a continuación aclaramos que para la construcción de los estándares del área de Educación Ética y en Valores Humanos se tuvieron en cuenta los lineamientos curriculares para esta misma área, además en la redacción de unos de ellos se utilizaron algunos de los estándares básicos de competencias ciudadanas formulados por el Ministerio de Educación Nacional para ser incluidos en los procesos curriculares de las instituciones educativas del país.

 

 

 

4. MALLA CURRICULAR

 

4.5. Grado quinto

Área: Educación Ética y Valores Humanos.

Grado: Quinto

Docente(s):  

Objetivo(s) del grado:

Reflexionar desde el contexto del país sobre la diferencia, la diversidad y el bien común para la estructuración de elementos que componen el proyecto de vida.

Competencias:

Autonomía e iniciativa personal.

Pensamiento moral y ético.

Ser social y ciudadana.

Período 1

Pregunta problematizadora

Ejes de los estándares o lineamientos en términos de acciones de pensamiento y producción.

¿Por qué es importante respetar las normas de convivencia y ciudadanía?

Me formo como persona que trasciende hacia el arte del buen vivir.

Entiendo el sentido de las normas que me ayudan a mejorar mis relaciones interpersonales.

Me formo en el pensamiento moral y ético.

Identifico los elementos propios de la cultura del país que me permiten descubrir en la diversidad diferentes maneras de relacionarme.

Me formo como un ser social en la búsqueda del bien común.

Me represento en mi proyecto de vida como ser social que se ajusta a las normas y leyes de cada grupo social con el cual comparto.

Indicadores de desempeño

Saber conocer

Saber hacer

Saber ser

Identifica los elementos del medio cultural y social que ejercen un control y ayudan a la regulación de sus actos.

Se representa en su proyecto de vida como ser social que se adapta según las circunstancias.

Entiende el sentido de las acciones que buscan instaurar una norma para el logro de una mejor convivencia y ejercicio de ciudadanía.

Período 2

Pregunta problematizadora

Ejes de los estándares o lineamientos en términos de acciones de pensamiento y producción.

¿Cómo convivir con la diversidad que ofrece el país?

Me formo como persona que trasciende hacia el arte del buen vivir.

Reafirmo rasgos de mi identidad a partir de la valoración de las costumbres, tradiciones y creencias del país.

Me formo en el pensamiento moral y ético.

Identifico algunas formas de discriminación, tanto de orden biológico: raza, etnia, sexo, como culturales: ideas políticas y religiosas.

Me formo como un ser social en la búsqueda del bien común.

Interactúo con los demás reconociéndome como persona que pertenece a un país, una etnia, una comunidad y un entorno global.

Indicadores de desempeño

Saber conocer

Saber hacer

Saber ser

Identifica algunas formas de discriminación y violencias escolares tanto de orden biológico: raza, etnia, sexo, como culturales: ideas políticas y religiosas.

Interactúa con los demás, reconociéndose como persona que pertenece a un país, una etnia, una comunidad y un entorno global que le permita aportar para una mejor sociedad.

Reafirma rasgos de su identidad a partir de la valoración de las costumbres, tradiciones y  creencias del país.

Periodo 3

Pregunta problematizadora

Ejes de los estándares o lineamientos en términos de acciones de pensamiento y producción.

¿De qué manera las diferentes manifestaciones socioculturales del país me aclaran ideas, sueños y metas para desarrollar los propósitos de mi proyecto de vida?

Me formo como persona que trasciende hacia el arte del buen vivir.

Clarifico mis metas para darle sentido a mí ser personal, con el cual reconozco en las acciones morales que el ser humano es un sujeto racional, sujeto a pasiones y emociones.

Me formo en el pensamiento moral y ético.

Aclaro en mi proyecto ético de vida las diferentes tradiciones, las costumbres y los valores que se hacen presentes en mis actuaciones como ciudadano del país.

Me formo como un ser social en la búsqueda del bien común.

Actúo como ciudadano del país que aporta, participa y usa responsablemente los bienes públicos.

Plasmo en mi proyecto de vida elementos que me caracterizan como colombiano.

Indicadores de desempeño

Saber conocer

Saber hacer

Saber ser

Aclara en su proyecto de vida las diferentes tradiciones, las costumbres y los valores que se hacen presentes en sus actuaciones como ciudadano del país.

Plasma en su proyecto de vida elementos que le caracterizan como colombiano.

Reconoce en las acciones morales que el ser humano es un sujeto racional, de pasiones y emociones.

Periodo 4

Pregunta problematizadora

Ejes de los estándares o lineamientos en términos de acciones de pensamiento y producción.

¿Qué características del país se destacan en la construcción de identidad propia y de nación?

Me formo como persona que trasciende hacia el arte del buen vivir.

Descubro en mis características personales aquellas que me identifican como perteneciente al país ytomo conciencia de la identidad que unos une a todos los colombianos, para vivir en paz y armonía.

Me formo en el pensamiento moral y ético.

Identifico mi origen cultural en el que reconozco y respeto las semejanzas y diferencias de la diversidad cultural de otra gente y afronto los problemas y conflictos, con sus avances y progresos, que me permiten afianzar el sentido de pertenencia a la nación.

Me formo como un ser social en la búsqueda del bien común.

Creo conciencia de la identidad propia y de país que nos une a todos como ciudadanos desarrollando habilidades propias para convivir con los demás, reconociendo en la diversidad los valores que enriquecen la vida en comunidad.

Indicadores de desempeño

Saber conocer

Saber hacer

Saber ser

Identifica, reconoce y respeta las semejanzas y diferencias con el origen cultural de otra gente desde los problemas y conflictos que permiten afianzar el sentido de pertenencia a la nación.

Crea conciencia de la identidad que nos une a todos reconociendo en la diversidad los valores que enriquecen la vida en comunidad.

Descubre en sus características personales, aquellas que le identifican como perteneciente al país para vivir en paz y armonía.

5.  Integración curricular

 

Actividades y procesos de articulación con otras áreas o proyectos de

 Enseñanza obligatoria

 

Este apartado contiene los principales elementos de enlace entre el área y los ámbitos y espacios por donde se vivencia el currículo institucional. Por ello, ofrece las siguientes directrices fundamentadas en los lineamientos curriculares del Ministerio de Educación Nacional, para el área de Educación Ética y en Valores Humanos (1998), en ámbitos de aprendizaje de sus trece componentes para que, a una sola voz y de una manera colectiva, los demás componentes del currículo estimulen los ambientes pedagógicos.

 

Desde lo práctico en cada una de las áreas: Los maestros deben asumir un rol de compañeros de camino de los estudiantes, con capacidad de convertirse en seres significativos para sus vidas. Los estudiantes deben descubrir en su colegio un “espacio de vida” en donde cuenten con acompañantes que los escuchen y ayuden a encontrarse a sí mismos, descubrir la vida, potencializar capacidades, suplir falencias, superar dificultades y amar a las demás personas.

 

El ser y quehacer del educador como director de grupo lo convierte en “acompañante” significativo para la vida de los estudiantes. Cada docente, en su momento de clase, debe crear conductas de entrada donde colectivamente se hagan acuerdos y reglas claras sobre compromisos académicos y las consecuencias de su incumplimiento.

 

Es necesario posibilitar el reconocimiento de las capacidades y condiciones de cada estudiante dentro de las exigencias y requerimientos de cada disciplina.

 

Reconocimiento por parte del docente, de manera pública y/o privada, de los logros de sus estudiantes. Fomentar dentro de las áreas la autoevaluación como posibilidad que los estudiantes crezcan en encontrar otras vías a los problemas de aprendizaje.

 

Promover en los estudiantes la autorresponsabilidad de su aprendizaje.

Fomentar la actitud de escucha y el silencio como forma para comprender la palabra e ideas del

 otro.

Desarrollar formas de aprendizaje y evaluación que privilegien el trabajo colectivo y cooperativo. Los docentes deben considerar el error y la posibilidad de equivocarse como elementos valiosos

para aprender.

Permitir que los estudiantes busquen métodos diferentes a los dados por el docente.

Mirar los problemas del área desde perspectivas diferentes.

Estimular el conflicto cognitivo. Realizar prácticas de justicia y aplicación del derecho y la norma. Reconocer los estados emocionales de cada uno de los estudiantes.

 

Con las ciencias exactas y naturales, haciendo conciencia de los efectos que ha causado la acción del hombre sobre la tierra. Igualmente, debe nutrir de humanismo las nociones de sistema, ecosistema, ecología y educación ambiental. Así mismo, enfatizando sobre las repercusiones éticas y morales que han tenido algunos de los grandes avances científicos en la humanidad.

 

Con el lenguaje, haciendo énfasis en el carácter comprensivo de la lengua, posibilitando la toma de perspectivas, facilitando la contra argumentación y la puesta en escena de diversos puntos de vista

 

Desde el manual de convivencia:

Debe mostrar en su estructura que respeta un proceso de desarrollo moral que va de la heteronomía a la autonomía.

 

Las normas, los estímulos y las sanciones están pensadas de acuerdo a la edad y la madurez moral de sus miembros.

 

Su elaboración debe responder a la exigencia de una comunidad participativa y constructora de las propias normas y las maneras de relacionarse en la vida escolar. Es el punto de encuentro de los múltiples proyectos de vida que cohabitan en una institución, iluminada por una directriz formativa que permita el respeto y, a la vez, el desarrollo educativo de sus miembros.

 

Desde el gobierno escolar:

El proceso de conformación del gobierno escolar y del consejo estudiantil son momentos muy propicios para estimular el espíritu crítico.

 

La cotidianidad escolar permite asumir diferentes roles que exigen diversas habilidades y muestra innumerables posibilidades.

 

El gobierno escolar como instrumento para que los estudiantes conozcan la normatividad, analicen casos y propongan cambios. Así mismo, permite que diferentes actores escolares compartan valores como la justicia, la cooperación y la solidaridad.

 

Se estimula el sentido de pertenencia al establecimiento escolar.

 

6. Atención de estudiantes con necesidades educativas especiales

 

El área de educación ética y valores humanos se constituye en un área obligatoria, y su cometido se vuelve fundamental en medio de la situación que vive nuestro país, pero muchos han visto esta área como un adorno o relleno, y se han olvidado que aunque muchas cosas se deben determinar en cuanto sus estándares y la propuesta temática, es un área que tiene unos objetivos que la orientan y una dinámica pedagógica que debe ser respetada y valorada. En primer lugar, esta es quizá la raíz de muchas dificultades que pueden presentarse en el área, puesto que estudiantes, padres de familia e incluso algunos docentes consideren que no es importante estudiar y preparar las diferentes actividades de esta área y por eso cuando no hay respuesta hay dificultad y se presentan razones injustificadas del por qué el estudiante tiene que deficitar el área.

 

Alternativas de solución y estrategias para los estudiantes con NEE en el área de ética y valores:

 

Presentar situaciones de la vida y posibilitar que los estudiantes desde lo visto en el grado, den su aporte sobre el hecho y sobre sus implicaciones en su vida personal.  Desarrollar ensayos con variedad de temas teniendo en cuenta: claridad y orden lógico de las ideas, el tema central, los conceptos y experiencias enseñados en la clase, la propuesta personal con sólidos argumentos y la aplicación a la vida práctica. Es importante precisar que esta tarea se debe realizar de manera gradual y se debe ubicar en términos de proceso. 49  Pedir definiciones concretas y claras sobre conceptos generales del área y del grado, con posibilidad de ser ejemplarizados y ampliadas desde la vivencia personal.  Solicitar el desarrollo de mapas conceptuales, cuadros sinópticos y comparativos, y demás recursos didácticos que le permitan al estudiante realizar síntesis y mirar con amplitud y coherencia los diversos temas.  Pruebas orales con frecuencia sobre análisis de situaciones.  Revisión constante del cuaderno, haciendo las debidas orientaciones, corrigiendo los errores y presentando motivaciones para continuar el trabajo.  Estructurar el plan lector para incrementar el gusto por la lectura, socializando lo leído y desarrollando talleres que lo inviten a la reflexión personal y grupal.  Elaborar talleres y exposiciones con una orientación muy clara donde se pueda expresar libre y espontáneamente las opiniones, y revisar los resultados y socializarlos.  Ser claros en la estructura temática e invitarlos a que recuerden constantemente lo más significativo del aprendizaje.  Desarrollar procesos de refuerzo donde la familia esta realmente implicada y puede fortalecer la propuesta del colegio.  Brindar espacios para que el estudiante manifiesta su avance en el proceso, pero sobre todo tener con aquellos estudiantes que tienen dificultad, una especial mirada en el desarrollo del período rechazando su falta de compromiso y animando cada vez más el proceso.  Relacionar de una manera significativa la planeación, los temas a tratar con las experiencias de los estudiantes. (ésta estrategia es de parte de los docentes)  En cuanto Preescolar, 1°, 2° y 3° es importante que el coordinador del área realice diversas reuniones con los docentes para hablar con ellos sobre la dinámica y la propuesta de las dos áreas: religión y ética. (Coordinador del área) y así fortalecer dichas propuestas.

 

7. Referencias bibliográficas

 

Cortina, A. (1993). Ética Aplicada y Democracia Radical. Madrid: Tecnos.

 

De Zubiría, J. y González; M. A. (1995). Estrategias Metodológicas y Criterios de Evaluación. Bogotá: Fondo de Publicaciones Bernardo Herrero Merino.

 

Habermas, J. (1991). Conciencia visual y acción comunicativa. Barcelona: Península.

 

Kant, E. (1983). Fundamentación de la metafísica de las costumbres. México D.F.: Editorial Pourrúa. Kohlberg, L. (1992). La psicología del desarrollo moral. Bilbao: Declée de Crouwer.

 

Kohlberg, L. y Rochelle, M. (1984). El desarrollo del educando como finalidad de la educación. Valencia: Vadell Hermanos Editores

 

Ministerio de Educación Nacional (2006). Guía N. 6. Estándares básicos de competencias ciudadanas. Formar para la ciudadanía, si es posible. Bogotá:

 

Ministerio de Educación Nacional. Recuperado de http://www.mineducacion.gov.co/ cvn/1665/articles-75768_archivo_pdf.pdf

 

Ministerio de Educación Nacional (2006). Documento N.3. Estándares básicos de competencias. Bogotá: Ministerio de Educación Nacional. Ministerio de Educación Nacional (2009). Documento N.11. Fundamentaciones y orientaciones para la implementación del Decreto 1290 de 2009, Evaluación del aprendizaje y promoción de los estudiantes en los niveles de educación básica y media. Bogotá: Ministerio de Educación Nacional. Recuperado de http://www.mineducacion.gov.co/1621/w3-article-213769.html

 

Morin, E. (2007). La cabeza bien puesta. Repensar la reforma. Reformar el pensamiento. Buenos Aires: Nueva Visión.

 

Morin, E. (2001). Los siete saberes necesarios a la educación del futuro. Bogotá: Cooperativa Editorial Magisterio.Piaget, J. (1983). El criterio moral en el niño. Barcelona: Fontanella.

 

Piaget, J. (1978). La representación del mundo en el niño. Madrid: Morata.

 

República de Colombia (1991). Constitución Política de Colombia. Bogotá: Congreso de la República. República de Colombia (1994). Ley General de la Educación. Bogotá: Congreso de la República.

 

Savater, F. (1997). El valor de educar. Barcelona: Ariel.

 

Savater, F. (1995). Ética para Amador. Barcelona: Ariel.

 

Taylor, C. (1994). La ética de la autenticidad. Barcelona: Paidós.

 

Torres, J. (1996). El currículo oculto. España: Ediciones Morata.

 

Transparency International Moldova (2004). Enseñar ética a los jóvenes, ejemplo de 11 países. Berlín: Transparency International. Recuperado de http:// resourcecentre.savethechildren.se/library/ensenar-etica-los-jovenes-ejemplos-de-11-paises

 

Pérez, A. E. (2010). Derechos humanos, Estado de Derecho y Constitución. España: Tecnos.