Tabla de contenido

Title, Subtitle, and AbstractCompany contact information


En los niños  y niñas maternales (1 y 2 años) la ubicamos en la Rutina Diaria que contempla:

Basándonos en lo que teníamos desde febrero del año pasado comenzamos a explorar como los niños construyen el espacio y tiempo por ellos mismos y de qué modo la escuela influye en este proceso tan importante.

El siguiente trabajo trata de exponer lo que parte de nuestra observación, no contiene argumentos teóricos y se basa en la práctica exploratoria de este año de trabajo.

Gabina Hernandez Sanchez
Coordinadora del colectivo escolar
8 de enero de 2016


Introducción

La historia es una de las disciplinas que más dolor de cabeza causa a los alumnos de esta región. Bajo nuestra experiencia mediante conversaciones, trabajos multigrado y observación dentro de las escuelas primarias, secundarias y bachilleratos de la zona, manifiestan los alumnos que las ciencias sociales son de sus materias más aburridas, los padres de familia comentan que a sus hijos se les dificulta mucho aprender todos los datos que la materia exige y los profesores hablan de lo pesado que puede ser dar estas clases, sobre todo por la cantidad de datos que deben aprender los alumnos en los diferentes grados escolares. Lo cierto es que es notorio darnos cuenta del desinterés que guardan las nuevas generaciones por conocer asuntos del pasado.

Orizaba tiene una necesidad de saltar a la novedad, la tecnología, a la modernidad que pareciera dar la espalda al pasado, a lo viejo o a los recuerdos, sin embargo, en las tendencias sociales se percibe un gusto por lo de antaño, del recuerdo, de lo antiguo, resignificando así este mismo pasado.

Este devenir entre el pasado y el presente abre las puertas de la historia para nuestra comunidad, la pregunta una vez más es ¿Cómo hacerlo?, podemos pensar que los niveles maternal y preescolar poca relación tiene con la asignatura como tal, pero eso solo ocurre si pensamos en la historia como simple asignatura, sin embargo por nuestra experiencia en los diferentes grados escolares nos queda señalar que de trabajar suficientemente áreas vinculadas al tiempo y espacio en estos primeros años de vida, mínimamente a los niños de la primaria, les sería más digerible los contenidos de la asignatura.  

A continuación, realizamos un breve análisis del trabajo que realizamos dentro de nuestro colectivo para favorecer los aspectos de tiempo y espacio en los niños mediante el uso de diferentes técnicas y dinámicas de trabajo que guiamos poco a poco con cada grupo de edad, desde los niños de 1 año hasta los alumnos en 3° de preescolar.

“La incomprencion del presente, nace plenamente

de la ignorancia del pasado”

Marc Bloch


¿Cómo los niños ubican sus tiempos en la primera etapa de vida? De 0 a 2 años

A partir del momento del nacimiento, el niño se encuentra en un mundo que va descubriendo poco a poco, a través de las sensaciones en los primeros meses, mediante las experiencias que más tarde tiene al manipular los objetos cercanos y por la percepción del medio que les rodea.  Al llegar a los doce meses y empezar a desplazarse el niño conoce nuevos espacios experimentando todo aquello que tiene a su alrededor, encontrando que los objetos tienen un lugar igual que ellos, que hay lugares que sirven para dormir, comer, jugar, y un tiempo para cada actividad, así como personas con quienes les gusta realizar diversas actividades, diferencía quien les da de comer, con quien se divierte o quien lo baña o lo duerme.  

Mediante estas relaciones es que se va dando cuenta que hay un Yo y un Otro, así que cada uno tiene su espacio y tiempo, empieza a dar cuenta que quiere realizar una actividad que no siempre encuentra con quien llevarla a cabo, o que él quiere utilizar un objeto que el otro también quiere, entonces se ve frente a la necesidad de relacionarse, se va dando cuenta que ya no tiene todo para sí, que hay otras personas a su alrededor y más objetos con los cuales puede interactuar.

Es así como el niño va estableciendo una concepción del espacio en el cual se ubica y los tiempos que requiere para satisfacer sus necesidades básicas.

La socialización entre los niños es entonces un elemento importante para que desarrollen estas nociones, al organizarles un área de trabajo donde ellos reconozcan las acciones que se desarrollan en cada espacio y en el cual puedan convivir con otros niños de su edad ofreciendo las experiencias que les permitan la interrelación, los pequeños desde su primer año de vida pueden comenzar a generar un orden de tiempo y espacio clave para dar significado al mundo que lo rodea.

En este sentido el trabajar una rutina que se acomode a las necesidades de los niños de esta etapa de vida, acordar acciones y estrategias con padres de familia con la finalidad de poder establecer tiempos que acomoden tanto a la escuela como a las necesidades del hogar y establecer un tiempo para los niños dentro de las familias nos ayuda mucho en el desarrollo del niño ya que casi sin darnos cuenta el organiza a nivel físico un hábito cotidiano para satisfacer sus necesidades como comer, jugar, dormir, ir al baño lo cual nos va dando camino más surcado en el niño para su desarrollo futuro.  

Evidentemente no estoy diciendo que el generar hábitos rutinarios o imponer un orden a este nivel de edad sea lo mejor, pero si vemos que en esta etapa satisfacer las necesidades físicas del niño es importante por tanto ayudarlo en la organización de estas nos facilitara a posteriori desarrollar de mejor forma el trabajo académico de los pequeños.

La rutina, evidentemente nos facilita mucho el trabajo con los niños de 1 a 2 años como maestros, es cuestión de acostumbrarlos a un quehacer diario para que el niño fluya y se sienta cómodo, pero también es importante de vez en vez cambiarle la jugada y sacarlo de la rutina, ponerlo frente a experiencias nuevas o situaciones diferentes que le permitan exponerse fuera de lo ya construido. Evidentemente estas situaciones lo pondrán en estrés, pero estos pequeños cambios lo sitúan en coyunturas que le permitan experimentar el cambio, porque la historia no es lineal, la historia como la vida sufre cambios adaptarse a estos cambios es importante para las personas, estos cambios los vivirán también es casa, para un niño entrar a la escuela es un cambio, tener un hermanito, pasar de comer con la mamá y ahora comer con la abuela, lo importante aquí es cuidar que éstos no afecten demasiado el desarrollo emocional de los niños, que sean situaciones que pueda superar y sobrellevar, en eso consiste el trabajo que hacemos como educadoras estar al pendiente de cada situación humana que el niño vive para poder acompañarlo en esta primera parte de la construcción de su propia historia, pero en donde ya la vida lo coloca en un tiempo y en un espacio.

A nuestra escuela como ya dijimos el niño y niña llegan al año de edad encontrando  como primer aspecto el tener que separarse de los padres o de quien los cuida, sobre todo del espacio al cual están habituados, es aquí en donde empieza nuestra tarea LA RUTINA DIARIA, en tanto que él se va dando cuenta que hay un momento pasado y un presente, seguir la rutina es tan importante ya que en ella empieza a dar cuenta de ese tiempo y ese espacio, pues aprende que existe un lugar y un momento para todo; primero al llegar se encontrará en la recepción donde lo recibirán y lo acompañaran a que le laven manos, le dan su desayuno, al terminar se asean, lo lleva a la sala en la cual realizará una serie de actividades las cuales llevan un tiempo, un lugar, un material, usaran una ropa adecuada, etc. el tema o el trabajo que se establezca en esta etapa debe guardar cierta relación con la del día anterior tratar de contextualizar al niño por medio de algo, como una historia, un personaje, un objeto o una decoración, para que no se siente nuevo cada día así ira estableciendo rutina, las actividades de estimulación y desarrollo como las de aseo e higiene o cuidados ubican a los niños en el tiempo en que se encuentran a cada momento del día, de modo que incluso los niños de un año saben el horario en que vendrán por ellos y lo manifiestan al estar inquietos o si es posible se asoma viendo hacia el lugar en que aparecen los padres.

Nuestra labor en esta primera etapa se centra en trabajar con los niños los conceptos como principio/fin, antes/después, causa/consecuencia; aunque también nos es muy útil trabajar la organización, clasificación, la ubicación del objeto en el espacio por lo que procuramos que las aulas sean espacios claros de orden y organización, permitiendo la introyección de estos conceptos para los niños.

Las experiencias claves para nosotros en esta primera etapa de vida son fundamentales, nos permiten generar continuamente un punto de reflexión en los niños y aunque tengamos constantemente situaciones concretas que día a día se repiten como el saludo, el aseo, los alimentos existen momentos sorpresivos que no se repiten y mantienen a los niños en la expectativa de lo que ahora ocurrirá, apimplando sus rangos de memoria, retención, comprensión y reflexión durante el paso por el nivel maternal.


El 1° de preescolar y la trasformación de la rutina

El periodo que va de los dos a los tres años es un paso importante para los niños las dinamicas de trabajo cambian, asi como su rutina, empiezan a dar cuenta de que hay mas áreas de trabajo, pueden entrar y salir al baño, adelantarse al comedor, se hacen responsables de llevar para el grupo jabón, toalla, pasar cuiertos, repartir material, organizarlo en el salón, esta nueva etapa para los niños es de gran significado ya que viven su escuela, a sus maestras, a sus compañeros y reconocen el espacio que ocupan dentro de esta.

Para este grupo de edad nosotras contamos con dos maestras dentro del aula quienes se apoyan para poder dar atención y guía a cada uno de los niños, ellos requieren explicaciones contantes pero sobre todo requieren vivir cada una de las experiencias que las maestras muestran con sus temas de trabajo, ellas siguen a lo largo del ciclo escolar, generando rutinas de trabajo, habitos en el uso de los objetos, los momentos para cada actividad y la repartición del material para cada uno de ellos, por tanto mientras una maestra guia una actividad la otra ayuda en la organización del grupo dando ejemplo, hablando con los niños e interactuando como uno mas del grupo, este ejercicio de ejemplo les favorece por su edad ya que imitan todo lo que ven, por lo que es mucho mas facil que de este modo siguan la dinámica del grupo.

Al igual que en la etapa anterior, marcamos tiempos y espacios con la diferencia de que ahora debemos promover que ellos den cuenta de estos, los motivamos mediant diferentes estrategias que pueden ser usadas o no según lo que las docentes consideren para cada grupo de niños. Ahora pasan a estar sentados frente a una mesa reconocen su espacio y aparentemente se acrecenta el egocentrismo siendo un tanto egoistas para compartir los materiales, de esta forma se reconocen en cada espacio  y ubican los tiempos que tienen para cada actividad.

Establecemos comiciones de grupo para llevar jabón de manos al baño antes y después de los alimentos, proporcionar cepillos y pastas de dientes, repartir el material del salón, elaborar el diario de grupo, recopilar evidencias de trabajo, etc. todas aquellas que se nos ocurran para que al darle la indicacion al comicionado él y los niños ubiquen el  momento del día y solos cambien la dinamica de trabajo.

 También usamos mas letreros en el salón, muchos de los cuales son construidos sobre la marcha del ciclo escolar con apoyo de los niños para que sepan su uso por ejemplo el pase de lista para saber quien esta o no dentro de la escuela, la rutina diaria donde las maestras pueden dejar espacios en blanco para que los niños puedan proponer actividades en espacios libres del día, el calendario, el reloj, los personalizadores de percheas, sillas y espacios en las mesas, las áreas de trabajo en las cuales además se lleva una clasificacion del material del grupo, el mural temático, etc. Todos estos portadores que se encuentran dentro del aula tienen el único objetivo de favorecer a los niños en su ubicación espacial y temporal dentro del aula y la escuela.

Estas estrategias del día a día nos ayudan mucho sin embargo no es todo lo que se hace para que los niños se den cuenta que son actores históricos, en este grado comenzamos a dar juego al ciclo anual, el cual es usado de diferentes fomas según las caracteristicas del grupo, lo podemos llevar por estaciones del año partiendo del verano que es cuando entramos a la escuela, por tradiciones y efemérides como el Día del Abuelo o la Independencia de México, o por proyectos al interior del aula que se van construyendo y deben ser realmente significativos para que guarden un espacio en la memoria de los niños. Para esto el trabajo de recopilacion de evidencia gráfica es muy grande y requerimos de mucho espacio de exposición, una ves mas repetimos que el grupo de edad de los dos a los tres años requieren ver continuamente los portadores para ubicar su lugar en el tiempo por lo que como docentes debemos ser sistemáticas y organizadas.

De este modo promobemos ciclicamente actividades que se repiten semana a semana, mes a mes o año con año, sinedo un punto de referencia para los niños, como el día de la asamblea que marca nuestro final de la semana o los honores a la bandera que marca el comienzo. El día libre que ofrece una gama de actividades propuestas por los niños cada fin de mes, la visita de padres de familia al salón o el comienzo de talleres especiales para señalar temporadas como el taller navideños que resignifica los festejos navideños o los talleres de juegos para el mes de abril.

En el 1er grado de preescolar dar el mayor de los enfasis vivientes a cada acción nos favorese en la introyección de tiempo y espacio para los niños por tanto es uno de los grados que más trabajo requieren pero tambien uno de los más satisfactoios ya que la oportunidad de diversión y disfrute es mayor al resto, se vive con ellos cada minuto del ciclo escolar, cuando lo hemos hecho relamente significativo resulta ser una experiencia maravillosa cada año, misma que se repite generacion tras generacion pero de una nueva manera dependiendo el grupo que lo viva.


Tiempo y espacio en los niños de 4 a 6 años

La etapa de los 4 a los 6 años es muy rica en la cantidad de experiencias clave que se pueden vivir al lado de los niños cuando podemos distanciarnos de los parámetros netamente académicos, como el enseñar números, letras, formas, colores, bajo la forma estricta que la educación tradicional genera. En nuestro colectivo preferimos el trabajo colaborativo basado en los talleres y proyectos ya que dentro de estos los niños van construyendo los conceptos vivencialmente.

Al ingresar al 2° de preescolar la mayor parte del grupo ha vivido con nosotros un ciclo escolar previo en el cual ya experimento las cosas que ocurren dentro de la escuela, sabe cómo funciona y se ubica dentro de una rutina diaria, en los diferentes espacios de trabajo, reconoce cómo actuar en cada actividad del día, discrimina entre las personas que le rodean y conoce como cada una se relaciona con él o ella dentro de cada espacio y momento de la jornada. En este momento la docente comienza a jugar más con los factores externos del ambiente, desarrollando su observación, atenta escucha, atención y participación activa en las actividades que se le proponen mismas que ya no atienden tanto a los intereses del niño dentro del aula sino al exterior de esta, incluso de la escuela, construyendo de este modo el medio que les rodea.

Todo este mundo que se va descubriendo es trabajado mediante portadores, para nosotros es fundamental que se elaboren diarios, álbums, bitácoras, catálogos, descubrimos con los niños como el escribir lo que hacemos da permanencia de los hechos por medio del tiempo, podemos leer las publicaciones que realizamos en años anteriores y es grato ver los rostros de sorpresas de los niños que no saben si es verdad que ellos escribieron o no lo que ahí dice, ven sus fotos, sus dibujos algunos hacen mención sobre lo que antes hacían y lo que hacen ahora, sobre lo que antes conocían y ahora conocen, para ellos escribir la historia se convierte en un quehacer diario que no causa conflicto ni agobio ya que es una acción natural diaria.

En esta etapa surge también el interés por explorar el mundo de los animales, de las plantas, conocer sobre el espacio, todo aquello que cause curiosidad en los niños, es importante que nosotras como docentes aprovechemos estos espacios para poder construir a cada momento con los niños su ubicación espacial y temporal.

Al comenzar este ciclo escolar abrimos el debate con las docentes de preescolar sobre cuál es el momento en que podríamos abordar el tema del tiempo en los niños, en conjunto reflexionábamos que lo vemos en todo momento y lo relacionamos con todas las áreas del conocimiento, como cuando trabajamos sobre el tiempo para recordar que comienza y termina una actividad. Usamos un reloj de arena para que los niños vean como trascurre el tiempo y les ayuda a marcar el comienzo y el fin, en otro momento hablamos sobre el colocar al lado del reloj de manecillas un reloj de cartón en el cual marcaríamos la posición que las manecillas debían tener para señalar que era tiempo de terminar la actividad y comenzar otra, con el paso de los meses vimos que los niños aprendían a leer las horas del reloj, se daban cuenta de su uso práctico señalándoles también a sus padres en casa los tiempos para comenzar y terminar actividades como comer, levantarse, bañarse, ver la tele o ir a dormir.

El paso que va de realizar la actividad cotidiana con el proyecto promueve la relación entre diferentes conceptos del niño, es por esto que rumbo al 2° de preescolar los pequeños van dejando de trabajar únicamente bajo una rutina para poder alcanzar la organización participativa de una actividad colectiva sin romper con la organización de dinámicas grupales, si se ha trabajado lo suficiente en el 1er grado de preescolar, los niños ya se ubican en un tiempo y espacio de trabajo. Durante el 2º grado, les resta ubicar el día de la semana en que se encuentran, relacionándolo con las actividades que desarrollamos cotidianamente y comienzan del mismo modo a ubicarse dentro de los meses del año, en este sentido los proyectos son un pretexto que tenemos para dar juego a los conceptos ya que al ser un proceso van de un principio a un fin y se realizan en un tiempo determinado, los niños fácilmente pueden ubicarse en que parte del proyecto se encuentran y cuanto falta para su culminación, lo mismo pasa con el proceso en un taller.

Para nosotras es muy importante dar juego en estos procesos ya que constantemente podemos poner cuestionamientos a los niños que les hagan reflexionar sobre los pasos o los momentos, para nosotros es mucho mejor que simplemente jugar con imágenes de que va antes o después, ya que dentro de un proceso es muy común qué si no seguimos los pasos uno a uno el resultado varíe, de ningún modo decimos que la variación es incorrecta, por el contrario es perfecto para que los niños una vez más reflexionen con respecto al cambio, tal como lo vimos en los niños de 0 a 1, pero en estos el cambio no se provoca por factores meramente externos, sino que por el contrario está en sus manos el producir uno u otro resultado.

Para nosotras el que un niño alcance esta madures rumbo al 3er grado de preescolar nos aventaja todas las áreas de conocimiento ya que se observara que son niños que saben y son capases de organizares ellos mismos para realizar una actividad, coordinar un juego, ubicar los tiempos de trabajo, ordenar el aula, realizar tareas y deberes dentro y fuera de la escuela, reconocen su papel en el medio que los rodea dentro de la escuela, en el contexto familiar y dentro de otros contextos que cada uno pueda tener.

Evidentemente el aprendizaje de los números y las letras le será menos complejo porque es capaz de ubicar un objeto dentro de un conjunto, seriarlo de acuerdo a sus características, comprenderá los momentos del día, le llamará la atención el mundo que lo rodea, sabrá que cada ser vivo en este mundo juega un papel el reto ahora para este niño es indagar cuál es ese papel.

Para Marc Bloch lograr esto es alcanzar a tener conciencia como sujeto histórico porque sabes tú lugar en este tiempo y espacio. El niño seguirá creciendo entre los 6 y 7 años aprenderá cosas y seguirá construyendo esta conciencia de ubicación, para cuando en el 3er grado de primaria se enfrente a las materias de conocimiento de su estado (en nuestro caso Veracruz La entidad donde vivo), entenderá su propia ubicación en la ciudad, está en el estado y este en el país, la relación espacial que el estado guarda con los demás estados, la organización geográfica que tiene, sus características naturales con respecto a los aspectos climáticos de la zona, su fauna y flora, las características de su población, económica  e historia, es entonces que le costará menos trabajo entender estos conceptos ya que en principio él o ella sabe quién son, donde están y cuál es su papel en este momento.

Página