Aso na Ihai

El agua de la vida

Tauku kwikuta wi bukim laila yu semi tereke. Akwa nong laila ya tengi monjai eom yoisa ayai na yu. Ze ajelon wi, uwanjo baska en aso na ihai sisi tengi momi yu, ya reza chele shai en yuyung jo ukwa yu ke janten.

Hubo una vez un rey que enfermó gravemente. No había nada que le aliviara ni calmara su dolor. Después de mucho deliberar, los sabios decidieron que sólo podría curarle el agua de la vida, tan difícil de encontrar que no se conocía a nadie que lo hubiera logrado.

Bukim wau le bembu yem; unaita chu yunyo baska nuchu la kele miki chichu.

“Leleng ahoha, tonto wa janten momi yu lo, uba ke topapau pawi wa.” yu je, chumun yu joke vungu tunti inensa na uba.

Este rey tenía tres hijos, el mayor de los cuales decidió partir en busca de la exótica medicina.

- Sin duda, si logro que mejore, mi padre me premiará generosamente. Pensaba, pues le importaba más el oro que la salud de su padre.

La rinu lo yu kwanu ubu sin yu haka yu tos audenu.

“Haya aye tos li? He sinyu! Tuska lo wa kura nuno.”

En su camino encontró a un pequeño hombrecillo que le preguntó su destino. - ¿Qué ha de importarte eso a ti?, ¡Enano! Déjame seguir mi camino.

Pepas, yu ju ovuka chumun kimbu kapung, za ipas na  yu sayom yulo banki la gin ya tonsilu wi tomwi, deche win nong tengi nuda yulo, ai lai yu lara okaiza.

El duende, ofendido por el maleducado príncipe, utilizó sus poderes para desviarle hacia una garganta en las montañas que cada vez se estrechaba más, hasta que ni el caballo pudo dar la vuelta, y allí quedó atrapado.

Eta yu weyun en bua nong wainu lo, uban baska denu kele miki tos uba. “Uyo chu topa denu tos wa,” yu je keti.

Viendo que su hermano no volvía, el mediano decidió ir en busca de la medicina para su padre: "Toda la recompensa será para mí."- pensaba ambiciosamente.

Anunai nong wiza nai, eta pepas tonyun tos yu, la haka ala yu denu lai.

“Haya aye tos li? Nuchu nuno na wa, sinyu!”

No llevaba mucho recorrido, cuando el duende se le apareció preguntando a dónde iba: - ¡Qué te importará a ti! Aparta de mi camino, ¡Enano!

Pepas janumbe nuchu, esto nong leleng yu minanka en yu laraze shi unaita, okaiza la banki na gin ya tonsilu wi tomwi, deche win ai unuwin tenunung.

El duende se hizo a un lado, no sin antes maldecirle para que acabara en la misma trampa que el mayor, atrapado en un paso de las montañas que cada vez se hizo más estrecho, hasta que caballo y jinete quedaron inmovilizados.

Tabo anin tunku ai nong pauza ninko lo, usita chu bembu na bukim baska denu kele bua na yulo ai aso nantoshi eno momi uba.

Al pasar los días y no tener noticias, el menor de los hijos del rey decidió ir en busca de sus hermanos y el agua milagrosa para sanar a su padre.

La nuwin, yu chele sinyu yu haka mau yu audenu: “Uba semi wi, wa kele aso na ihai, ya miki sisi tos yu.”

“Li jo kwi ala tim denu lai eno chele ya ha?” sinyu haka wai.

Cabalgando, encontró al hombrecillo que también a él le preguntó su destino: - Mi padre está muy enfermo, busco el agua de la vida, que es la única cura para él. - ¿Sabes ya a dónde debes dirigirte para encontrarla? – Volvió a preguntar el enano.

“Nong rata, li tengi leo wa, hea pepas?”

“Ya tonyun li mweju ai hupu, ai timpai atopau na wa. Pauza lo pepe wau ai binki sun wau ai denu rewendo opaska.

- Aún no, ¿me podrías ayudar, duendecillo? - Has resultado ser amable y humilde, y mereces mi favor. Toma esta varilla y estos dos panes y dirígete hacia el castillo encantado.

Za pepe leche tunum tato yem, ai mune binki ukwa yo chu unga sun yunyo denu kemun kiza la.

Toca la cancela tres veces con la vara, y arroja un pan a cada una de las dos bestias que intentarán comerte.

Tai kele achu na aso na ihai eche ge shi li tengi shai, chumun tonto al muhim rio na nini-sun lo, ai li rata ke bo rewendo, li tatang tengi nuchi.” sinyu jamau.

- Busca entonces la fuente del agua de la vida tan rápido como puedas, pues si dan las doce, y sigues en el interior del castillo, ya nunca más podrás salir. – Añadió el enanito.

La muno win na yu, ze anin siwi lo, kimbu de rewendo opaska. Yu za pepe pas muhim tato yem, za binki janyuva yinga ai de bea en simwana nenyun lai:

A lomos de su caballo, pasados varios días, llegó el príncipe al castillo encantado. Tocó tres veces la cancela con la vara mágica, amansó a las bestias con los panes y llegó a una estancia donde había una preciosa muchacha:

“Zebas al jambai apaska! Chumun ipai lo, wa denu jandova li tonto li wainu cheku tiro kwa.

- ¡Por fin se ha roto el hechizo! En agradecimiento, me casaré contigo si vuelves dentro de un año.

Yosaka tos ajeka, simbu kele ge sochu na aso na ihai ya hicho. Yu za ya janyobo shepe ai nuchi rewendo ku bamanta.

Contento por el ofrecimiento, el muchacho buscó rápidamente la fuente de la que manaba el agua de la vida. Llenó un frasco con ella y salió del castillo antes de las doce.

Owainu la kindo lo, yu kwanu wai pepas, yu be yu toka atoju ai haka: “Bua nwa wa nuchu tauku ata nai, ai wa nong kwi wayun yunyo.

De vuelta a palacio, se encontró de nuevo con el duende, a quien relató su experiencia y pidió: - Mis hermanos partieron hace tiempo, y no les he vuelto a ver.

Li nong jo ala wa tengi chele yunyo lai?”

“Yunyo okaiza chumun ileju ai ijelo, esto imweju na li denu janamil lilo. Wainu lo vado ai la rinu chele yunyo. Esto jehea yunyo!”

¿No sabrías dónde puedo encontrarles?

- Están atrapados por la avaricia y el egoísmo, pero tu bondad les hará libres. Vuelve a casa y por el camino los encontrarás. Pero ¡cuídate de ellos!

Shi pepas kwi chuka lo, usita chele bua na yulo ku deche rewendo na bukim. Uyem denu weyun uba, yu ze soza aso na ihai lo tomomi kwambe. Eye yu je en tom sita wai.

Tal como había anunciado el duende, el menor encontró a sus dos hermanos antes de llegar al castillo del rey. Los tres fueron a ver a su padre, quien después de tomar el agua de la vida se recuperó por completo. Incluso pareció rejuvenecer.

Usita chu bua tai toka avaza tos kimwana, ai uba, la wenyun, pau yu anampau hopu tio tos adova.

Echu, fafau ninko ojelu lo, usita chu kimbu jankuri nuchu eno kele wozai.

El menor de los hermanos le relató entonces su compromiso con la princesa, y su padre, orgulloso, le dio su más sincera bendición para la boda. Así pues, cerca de la fecha pactada, el menor de los príncipes se dispuso a partir en busca de su amada.

Uye, la keho hara bo rewendo lo, kamun nuno chu vungu janai chu rewendo na yulo deche nuno, eno nendeka vabu na deta: “Tuska tum ukwa yu de zeno aban na nuno.” yu ka ujavan.

Ésta, esperando ansiosa en el castillo, ordenó extender una carretera de oro, desde su palacio hasta el camino, para dar la bienvenida a su futuro esposo: - Dejad pasar a aquel que venga por el centro de la carretera,- dijo a los guardianes

“Ukakwa yin eo ukom.” yu ka. Ai yu denu munto ajankuri. Eo lo, bua unaita sun, yunyo yeke, jankuren denu yinchu ku yu ai yumpau yulonyo shi ujanamil na yu: “Denu layom bua na wa ai jale kimwana.” ukwa yo chu yunyo je.

– Cualquier otro será un impostor.- Advirtió. Y marchó a hacer los preparativos. Efectivamente, los dos hermanos mayores, envidiosos, tramaron por separado llegar antes que él y presentarse a la princesa como sus libertadores: - Suplantaré a mi hermano y desposaré a la princesa - Pensaba cada uno de ellos.

Ukwa yu de ku tio bua naita tio, yu la weyun nuno chu vungu lo je en jambaisa ya tonto al nuvu tila ya, ai za chununo, yumpau yulo ujavan na tunum la alu na zano, shu umuvan na kimwana. Esto yunyo, la hinkeza lo nonke yu tum.

El primero en llegar fue el hermano mayor, que al ver la carretera de oro pensó que la estropearla si la pisaba, y dando un rodeo, se presentó a los guardas de la puerta, por la derecha, como el rescatador de la princesa. Mas éstos, obedientes le negaron el paso.

Bua na ban de zeye, esto zachu win chu nuno chumun yika jambaisa ya, ai zeno nuno na yino deche ujavan, yunyo mau nong tuska yu nubo.

El hermano mediano llegó después, pero apartó al caballo de la carretera por miedo a estropearla, y tomó el camino de la izquierda hasta los guardias, que tampoco le dejaron entrar.

Zebas lo bua sita, yu nong eye boyun eta win nuku nuvu tila nuno chu vungu, chumun kambo shai tos aje tos kimwaba en al tengi ka en yu nengi.

Por último llegó el hermano menor, que ni siquiera notó cuando el caballo comenzó a caminar por la carretera de oro, pues iba tan absorto en sus pensamientos sobre la princesa que se podría decir que flotaba.

Eta yu de tunum lo, yunyo jamil geta ya, ai tai kimwana za lele mil la tara yu, yobo tos inyeka ai la waijo yu shi umuvan.

Al llegar a la puerta, le abrieron enseguida, y allí estaba la princesa esperándole con los brazos abiertos, llena de alegría y reconociéndole como su salvador.

Akuva kura anin siwi ai deza inyeka wi sunyo, yunyo mau deka uba, yu tatang tom semi wai.

Los esponsales duraron varios días, y trajeron mucha felicidad a la pareja, que invitó también al padre, que nunca volvió a enfermar.