Antecedentes de los CIS en México

En la presente lectura podemos darnos cuenta de que el autor menciona que los

criterios e indicadores de sustentabilidad surgen a partir del deterioro de los

bosques y su consecuente pérdida de riqueza biológica, diversidad cultural,

belleza estética y los servicios que proporciona a la humanidad, es un problema

de escala mundial, pese a los esfuerzos por lograr su conservación. Este

problema se abordó con mayor interés a partir de la década de 1970, cuando se

crearon las diferentes comisiones encargadas de la evaluación del manejo forestal

con miras a la sustentabilidad.

El desarrollo sustentable es una de las más novedosas, pero antiguamente

conocida, alternativa de desarrollo socioambiental en constante búsqueda por

integrar la necesidad productiva, con la obligación no solo de mantener el

equilibrio ecológico, sino de restaurar superficies deterioradas, o con riesgo de

degradación.

El desarrollo sustentable ha sido recientemente muy mencionado y ello lo ha

convertido en un nuevo proceso de planeación paradigmático; sin embargo, se

han hecho pequeñas evaluaciones sobre el impacto del concepto en el proceso de

planeación.

Actualmente existen numerosas listas de Indicadores para medir sustentabilidad,

las cuales fueron generadas en cumplimiento al mandato de la Comisión de

Naciones Unidas para el Desarrollo Sustentable que decide en 1995 la creación

de indicadores de sustentabilidad en el marco de la política estratégica del

Programa Agenda 21 generado en la Cumbre de Río en 1992. Posteriormente,,

durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el

Desarrollo (CNUMAD), se sentaron las bases legales e institucionales para la

acción internacional en pro de la erradicación de la pobreza y de la conservación

ambiental, formulando documentos como la agenda 21 y organismos como la

Comisión de Desarrollo Sustentable.

La experiencia ha mostrado que es científicamente factible establecer indicadores

para medir el grado de sustentabilidad, generalmente este proceso se inicia con el

establecimiento de una gran lista de indicadores para describir el fenómeno tan

complejo que es la sustentabilidad y, posteriormente, mediante procedimientos de

participación u otros.

Es en esta parte dónde se menciona a México y el autor dice que es reconocido

internacionalmente por sus esfuerzos y enfoques innovadores hechos

anteriormente en conocimiento, conservación y uso de la biodiversidad.

Los criterios e indicadores reconocen a los bosques de México como ecosistemas

que proporcionan una amplia, compleja y dinámica gama de beneficios como de

servicios ambientales y socioeconómicos. Son instrumentos que se han hecho e

implementado para evaluar las tendencias nacionales de las condiciones

forestales y de la silvicultura, sirven como marco común para describir, vigilar y

evaluar los progresos realizados hacia la sustentabilidad a largo plazo, ayudando

un entendimiento común y una definición implícita de lo que significa la ordenación

forestal sustentable. Estos criterios e indicadores se implementan a escalas,

global, internacional, regional o nacional como lo es en el caso de México.

Cabe mencionar que todo esto nos abre una visión para analizar que los criterios e

indicadores son herramientas muy importantes para conocer y evaluar nuestros

recursos forestales todo con metas de sustentabilidad ya que si los C&I se crearon

fue porque preocupaba que el recurso se estuviera agotando y que no hubiera

métodos o herramientas suficientes para combatir esta problemática que más

adelante tendría una relevancia muy grande y negativa. Así es como los C&I

toman su relevancia y sobre todo en México, un país que se conoce como uno de

los más diversos en cuanto a biodiversidad en el mundo ya que se debe de

evaluar pero sobre todo salvaguardar el recurso para poder así asegurarlo para las

generaciones futuras.