Teresa de Ávila:

(Este año se celebra el quinto centenario de su nacimiento)

Nació el 28 de marzo de 1515, en Ávila, y falleció el 4 de octubre de 1582 con 62 años de edad en Alba de Tormes. Sus padres eran Alonso Sánchez de Cepeda y Beatriz Dávila y Ahumada, tenía 10 hermanos y 2 hermanastros pues su padre estuvo casado con anterioridad.

teresa de avila.jpg

Su madre muere en 1528 cuando Teresa tenía 13 años. y su padre decide que su hija interne en 1531 en el colegio de Gracia, regido por agustinas, puesto que no veía con buenos ojos la familiaridad con uno de sus primos que intentaba cortejarla.

Cuando era pequeña la idea de hacerse monja no era demasiado atractiva pero a medida que se hace mayor, la vocación religiosa se le va planteando como una alternativa.

Una amiga con la que mantuvo largas conversaciones ingresó en el convento de La Encarnación lo que finalmente la decidió a ella a ingresar pese a la oposición de su padre en 1535.

En 1537 sufre una dura enfermedad que provoca que su padre la saque del convento de la Encarnación para darle cuidados médicos, pero no mejora y llega a estar 4 días inconsciente, con lo que todo el mundo la da por muerta.

Finalmente se recupera y puede volver a La Encarnación dos años después en 1539, aunque ha perdido movilidad por las secuelas de la enfermedad y tardará en valerse por sí misma alrededor de 3 años. Unos años después, en 1544, fallece su padre.

En aquellos años la vida en el convento era bastante relajada con cerca de 200 monjas en el monasterio y gran libertad para salir y recibir visitantes, puesto que la clausura sólo se impuso como obligatoria a partir de 1563 a todas las religiosas.

En esos años comenzó a tener visiones y experiencias místicas entre ellos una visión de Jesús resucitado y una visión terrible del infierno. En 1560 hizo voto de aspirar a lo más perfecto. Teresa quería fundar en Ávila un monasterio para la estricta observancia de la regla de su orden, que comprendía la obligación de la pobreza, de la soledad y del silencio.

A fines de 1561 recibió Teresa cierta cantidad de dinero que le remitió desde el Perú uno de sus hermanos, y con ella se ayudó para continuar la proyectada fundación del Convento de San José.

Después de dos años de luchas llegó a sus manos la bula del papa Pío IV para la erección del convento de San José. Se abrió el monasterio de San José (24 de agosto de 1562) y tomaron el hábito cuatro novicias en la nueva Orden de las Carmelitas Descalzas de San José. Las religiosas adictas a la reforma de Teresa, dormían sobre un jergón de paja; llevaban sandalias de cuero o madera; consagraban ocho meses del año a los rigores del ayuno y se abstenían por completo de comer carne. Teresa no quiso para ella ninguna distinción, y era una más entre el resto de compañeras.

Comienza aquí una intensa actividad de Santa Teresa que sólo termina con su muerte, en la que compaginara el gobierno de su orden, con las fundaciones de nuevos conventos y la redacción de sus libros, sin perder nunca el buen ánimo ni la esperanza, en la confianza de que no era su voluntad lo que estaba cumpliendo y que le llegarían los apoyos que necesitará, como así fue en todo momento.

Fundó en total 17 conventos: Ávila (1562), Medina del Campo (1567), Malagón (1568), Valladolid (1568), Toledo (1569), Pastrana (1569), Salamanca (1570), Alba de Tormes (1571), Segovia (1574), Beas de Segura (1575), Sevilla (1575), Caravaca de la Cruz (1576), Villanueva de la Jara (1580),  Palencia (1580), Soria (1581), Granada (1582) y Burgos (1582), en el año de su muerte.

Beatificada Teresa en 1614 por Paulo V, e incluida entre las santas por Gregorio XV el 12 de marzo de 1622, fue designada (1627) para patrona de España por Urbano VIII. En 1626 las Cortes de Castilla la nombraron copatrona de los Reinos de España, pero los partidarios de Santiago Apóstol lograron revocar el acuerdo. Fue nombrada Doctora honoris causa por la Universidad de Salamanca y posteriormente fue designada patrona de los escritores.

Con todo, la Iglesia como institución no reconocía oficialmente el magisterio de la vida espiritual realizado por santa Teresa de Jesús, ni su doctorado en la Iglesia. Se hicieron varias tentativas al respecto, la última en 1923. La razón que se alegaba para el rechazo era siempre la misma: «obstat sexus».

Finalmente en 1970, santa Teresa de Jesús se convirtió (junto con Santa Catalina de Siena) en la primera mujer elevada por la Iglesia Católica a la condición de Doctora de la Iglesia, bajo el pontificado de Pablo VI. La Iglesia Católica celebra su fiesta el 15 de octubre.

Obras literarias

Teresa escribió poesía lírico-religiosa. Sus versos son fáciles, de estilo ardiente y apasionado, como nacido del amor ideal en que se abrasaba Teresa, amor que era en ella fuente inagotable de mística poesía.

Las obras místicas de carácter didáctico más importantes de cuantas escribió la santa se titulan: Camino de perfección (15621564); Conceptos del amor de Dios y El castillo interior (o Las moradas). Además de estas tres, pertenecen a dicho género las tituladas: Vida de Santa Teresa de Jesús (15621565) escrita por ella misma y cuyos originales se encuentran en la biblioteca del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial; Libro de las relaciones; Libro de las fundaciones (15731582); Libro de las constituciones (1563); Avisos de Santa Teresa; Modo de visitar los conventos de religiosas; Exclamaciones del alma a su Dios; Meditaciones sobre los cantares; Visita de descalzas; Avisos; Ordenanzas de una cofradía; Apuntaciones; Desafío espiritual y Vejamen.

carmelitas descalzas.jpg(Imagen de las carmelitas descalzas)

De: Paula Benavente Fdez. de Velasco.