La fiesta de nueves

Érase una vez, en el país de los números, la gran fiesta de los nueves.

A las nueve de la tarde, nueve nueves quedaron en el noveno piso del portal nueve de la calle Casidiez. Nueve minutos y nueve cuentas después, llamaron a la puerta. Era un número dos, que quería divertirse sumando hasta la centena.

El número dos es un número bajito, pequeño y es conocido como el “patito” (Javier).  Además, es muy divertido. ¡Canta y baila como un verdadero artista! (Daniel).

El número uno es alto y delgado como un soldado (Juanjo).

El tres es una serpiente que gira y gira sin cesar.  MARIA