Posicionamiento de jóvenes para la Reunión de Alto Nivel sobre VIH/SIDA de la ONU
En este formato puede leer el posicionamiento que ha sido desarrollado por diversas organizaciones de jóvenes de diversas partes del mundo y si quieres apoyarlo, puedes firmar llenando el formato que aparece en la parte inferior.
Una nueva generación libre de nuevas infecciones por VIH, libre de estigma y libre de muertes relacionadas con el SIDA
Hacia finales del 2015, el mundo fue testigo de un progreso importante para el logro del Objetivo de Desarrollo del Milenio #6, sobre el combate al VIH/SIDA, la tuberculosis y la malaria. Sin embargo, aún hay muchas áreas con grandes tareas pendientes. Aunque las muertes relacionadas con el SIDA han disminuido entre adultos, entre adolescentes (de 10 a 19 años) se siguen incrementando; además, casi la mitad de las nuevas infecciones por VIH se dan entre jóvenes (de 15 a 24 años).

Este año tenemos una nueva oportunidad para renovar los compromisos con la respuesta global al VIH, en la era de los Objetivos de Desarrollo Sustentable (ODS). La Reunión de Alto Nivel de la ONU que se llevará a cabo del 8 al 10 de Junio en Nueva York, será un momento clave para revisar el progreso que se ha tenido para poder alcanzar la Meta 3.3 de los ODS sobre terminar con la epidemia del SIDA en el año 2030, así como para resaltar los vínculos con otros ODS para una respuesta coordinada y multi-sectorial.

Es imperativo reconocer y renovar los compromisos con la respuesta al VIH en el discurso público, con el fin de tener marcos de referencia y recursos necesarios para las personas jóvenes en todo el mundo y en toda su diversidad, para alcanzar el nivel más alto posible de calidad de vida, libre de VIH y SIDA. La respuesta al VIH debe estar orientada a atender la desigualdad, ya que esta alimenta a la epidemia del VIH y amenaza con hacer retroceder los logros que se tienen hasta el momento.

Las personas adolescentes y jóvenes de todo el mundo han levantado sus voces en diversas ocasiones a nivel nacional, regional y global para pedir que la respuesta a la epidemia del VIH sea más integral. Nuevamente exigimos que los líderes mundiales se comprometan con los siguientes puntos que nosotros, como jóvenes, mujeres, poblaciones clave y jóvenes viviendo con VIH consideramos cruciales para seguir avanzando:

- Necesitamos datos de mejor calidad así como más investigación sobre los riesgos, vulnerabilidades y situaciones de salud de adolescentes y jóvenes. Los datos desagregados por género, población clave y grupo de edad son fundamentales para atender nuestras necesidades. Más investigación es necesaria para examinar los retos a los que los jóvenes se enfrentan, en particular las jóvenes, los jóvenes con discapacidad y las poblaciones clave.

- Necesitamos estrategias de prevención basadas en evidencia que estén diseñadas para atender necesidades locales y específicas de las personas jóvenes. Muchos países aún niegan el acceso a los jóvenes a programas de educación sexual integral, acceso a anticonceptivos incluyendo condones, programas de intercambio de agujas, así como nuevas tecnologías incluyendo la profilaxis pre-exposición (PrEP) para adolescentes y jóvenes.

- Necesitamos acceso a servicios de salud, incluyendo reducción de daños: Las y los adolescentes y jóvenes aún se enfrentan a barreras legales y económicas para acceder a servicios de salud tales como las pruebas de detección, el tratamiento para ITS, las terapias de sustitución de opiáceos y la terapia antiretroviral. Asegurar que todos los jóvenes tengan acceso al tratamiento para el VIH es esencial para alcanzar la meta de cero muertes relacionadas con el SIDA para el 2030 (Meta 3.8). También es necesario que los jóvenes que vivan en zonas rurales y otras zonas difíciles de acceder, tengan acceso sin importar su ubicación.

- Necesitamos modificar las leyes y políticas que limitan el acceso de adolescentes y jóvenes a la prevención, el tratamiento, los insumos y los servicios. Esto incluye la despenalización del sexo entre personas del mismo sexo, el uso de drogas, el trabajo sexual y la eliminación del estatus matrimonial como indicador para el consentimiento. Las políticas que limitan la edad de consentimiento y la necesidad de permiso de los padres deben ser eliminadas para que los adolescentes accedan a los servicios que necesitan.

- Necesitamos una respuesta más fuerte para las jóvenes y adolescentes. Las mujeres enfrentan retos económicos y estructurales que las hacen más vulnerables. Cambios a nivel político y social se necesitan para eliminar las inequidades y mejorar la salud sexual y reproductiva, que contribuirá a alcanzar el ODS #5 respecto a igualdad de género. Esto no se podrá lograr sin el pleno empoderamiento de las jóvenes y sin luchar contra prácticas nocivas como la mutilación genital femenina, el matrimonio infantil y forzado así como la violencia sexual. Si se trabaja por el acceso de las jóvenes a la educación, las oportunidades de trabajo y la autonomía económica, se reducirá en gran medida esa vulnerabilidad.

- Necesitamos que las intervenciones dirigidas a las poblaciones clave de jóvenes, aseguren su derecho a la salud: Los jóvenes hombres que tienen sexo con hombres, las mujeres trans, las y los trabajadores sexuales, los usuarios de drogas inyectables enfrentan criminalización, discriminación y violencia, así como también falta de estrategias diferenciadas a pesar de que en muchos países son los grupos más afectados por la epidemia del VIH. Los derechos humanos de todos los jóvenes deben ser respetados, protegidos y promovidos para que se pueda mejorar la respuesta a la epidemia del VIH, particularmente los derechos sexuales y reproductivos.

- Necesitamos mejores opciones para el tratamiento, una vacuna y una cura. Las generaciones futuras deben vivir en un mundo donde el VIH es tratable y prevenible fácilmente. Es crucial invertir y promover más investigación para encontrar una vacuna que sea accesible para niños, adolescentes y jóvenes.

- Necesitamos que haya más participación y liderazgo juvenil. Las personas jóvenes, particularmente quienes viven con VIH, deben estar al frente y al centro de la respuesta a la epidemia. La falta de participación y de apoyo que se le da a las y los jóvenes, especialmente aquellos de poblaciones clave, ha provocado que haya espacios limitados para su desarrollo, lo cual impacta en la renovación de los liderazgos ante la epidemia. Nuestro nivel de involucramiento en espacios de toma de decisión y marcos de implementación en todos los niveles no es sólo nuestro derecho, también es nuestro deber. Además de beneficiarios debemos ser socios y líderes en la respuesta al VIH.

- Necesitamos más financiamiento para organizaciones juveniles y mayor eficiencia en el gasto en VIH. Las organizaciones que son lideradas por jóvenes o que dan servicios para jóvenes necesitan estar financiadas para poder sostener la respuesta a la epidemia. El Fondo Mundial para la lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria deben estar completamente financiados pero al mismo tiempo, se requiere que los gobiernos incrementen sus recursos internos para VIH. El Programa Conjunto de las Naciones Unidas para el VIH/sida, ONUSIDA también debe ser financiado completamente.

- Necesitamos gobiernos que reafirmen sus compromisos establecidos en documentos ya existentes: El documento que resulte de la Reunión de Alto Nivel debe ser más fuerte y más ambicioso que la Declaración de Compromisos desarrollada en el 2001 y la Declaración Política del 2011, para poder alcanzar la visión de terminar con la epidemia del SIDA para el 2030. Esta vez las y los jóvenes deben ser reconocidos como un grupo clave en el resultado de la Reunión.

Las personas jóvenes han trabajado duro en todo el mundo para prevenir nuevas infecciones, luchar contra el estigma y la discriminación, abogar por acceso a tratamiento, entre otras acciones para la respuesta al VIH. Continuaremos haciéndolas pero también necesitamos que gobiernos, donantes, organismos multilaterales incluyendo a la ONU, mantengan sus compromisos con nosotros y nuestros pares.

Alcanzar los objetivos y metas establecidos en los ODS tendrá un impacto en la epidemia del VIH y viceversa – alcanzar la meta de terminar con la epidemia del SIDA ayudará a avanzar en otros ODS; Por ejemplo, mejorar el acceso a la educación, el desarrollo económico y los trabajos decentes contribuirá a la respuesta al VIH ya que son determinantes sociales de la salud. Los gobiernos tienen la oportunidad de reafirmar su compromiso este año así que no perdamos la oportunidad, utilicemos la evidencia de lo que sabemos que funciona para terminar con el SIDA y crear un mundo más equitativo para todos.

Las siguientes organizaciones y redes globales, regionales y nacionales apoyan este posicionamiento de adolescentes y jóvenes y además, se involucrarán en la incidencia para promover que estas exigencias sean incluidas en el documento que resulte de la Reunión de Alto Nivel sobre VIH/SIDA del 2016:
¿Cómo te llamas?
Your answer
¿Cómo se llama tu organización?
Your answer
¿De qué país es la organización?
Your answer
Por favor, escribe tu correo electrónico:
Your answer
¡Gracias por unirte a decenas de organizaciones para apoyar la incidencia rumbo a la Reunión de Alto Nivel que se llevará a cabo en Junio. Si quieres más información visita nuestra página: http://youthpact.org/the-2016-high-level-meeting-on-hiv-why-should-young-people-care-la-reunion-de-alto-nivel-sobre-vih-por-que-deberia-interesarle-a-los-jovenes/
Submit
Never submit passwords through Google Forms.
This content is neither created nor endorsed by Google. Report Abuse - Terms of Service - Privacy Policy